Foto de los tres integrantes de William the Conqueror mirando a cámara en formación de triángulo: el cantante, con su gran barba, en el centro y, detras suyo, asomándose por los lados, la bajista a la izquierda y el guitarrísta a la derecha.

William The Conqueror

Se avecina la conquista absoluta de tus tímpanos y fibras sensibles por pate de Guillermo (William), el conquistador.

Un nombre muy apropiado para una banda que realmente conquista al primer play.

La mezcla de sutileza y energía con un toque como sureño y blusero hace de estos británicos una receta que toda cóclea debería paladear.

No en vano William the Conqueror son elogiados por doquier por su autenticidad y valentía, habiendo dejado ya el listón muy alto en muchos grandes festivales, siguen blandiendo espada para llegar a su prometida gloria: conquistar tantos territorios como el famoso Guillermo I de Inglaterra, pero, en este caso, sensoriales, que no físicos.

Vienen presentando su último trabajo Bleeding On The Soundtrack, tan vanagloriado como sus directos y que fluye entre tus tímpanos como sangre en el campo de batalla.

Una buena dosis de americana entendida desde otro prisma, renovada y bluseada.