Trinta Lumes

Cuenta Diana Toucedo que las lumes del título son más que un fuego, que sería la traducción del gallego. Son familias que habitan un hogar, luces frente a la oscuridad. En su singular, hermosa exploración de la región gallega de O Courel, Toucedo ha conseguido tender un puente entre el documental y el género fantástico.

Película de umbrales y rincones donde pervive la huella de una desaparición, Trinta lumes acaba siendo una concisa, poética película de terror que no renuncia a ser un documental sobre la firme resistencia de las vidas en el entorno rural.

Recoge la vida de las pocas familias residentes en una zona de despoblación rural, en especial la de una niña de 13 años que explora casas abandonadas junto a su compañero del colegio, dos cazafantasmas improvisados que buscan pruebas de lo invisible.