Toni Erdmann

Hay películas construidas sobre la férrea voluntad de su autor de evitar los lugares comunes, los giros predecibles. El precio que pagan por su originalidad es alto y a menudo resultan forzadas  y obliga a convencer al espectador de que la excepción es tan legítima como las opciones habituales.

Maren Ade consigue el milagro en Toni Erdmann: transforma una trama delirante sobre el papel en una verdadera epifanía para el espectador, un ejercicio magnético.

Nos cuenta la historia de Inés, quién trabaja en una importante consultora alemana y tiene una estresante vida perfectamente organizada. De pronto, su excéntrico padre Winfried llega de improvisto y le pregunta ”¿eres feliz?”. Tras no ser capaz de contestar, sufre una crisis vital.

¿Cómo te quedas si te cuento que quien va a ayudarla  a dar nuevamente sentido a su vida es un personaje imaginario: el divertido Toni Erdmann?

¡Esto hay que verlo!