Sofia

Sofía

La película se abre con un artículo del código penal marroquí que declara ilegal cualquier relación sexual fuera del matrimonio. El detonante del relato es la maternidad secreta y no deseada de una joven de buena familia y la trama desvela paulatinamente, como despojándose de sucesivas capas, que las cosas no son como parecen en una sociedad profundamente clasista y machista, marcada por estrictos preceptos religiosos y convenciones sociales pero armonizada por un pacto generalizado de hipocresía que antepone la conveniencia a las convicciones.

Meryem Benm’Barek-Aloïsi retrata la complejidad de Marruecos, un país donde la igualdad es un concepto alienígena

la historia de una joven marroquí soltera que debe enfrentarse a las absurdas leyes vigentes en su país sobre el sexo fuera del matrimonio, la ópera prima de Meryem Benm’Barek-Aloïsi no es un estudio de personaje; de hecho, la película no concede a su protagonista ni personalidad ni contexto relevantes. Prefiere poner el foco en otro sitio: estructurándose a la manera de un enérgico ‘thriller’, y sin necesidad de caer en discursos, funciona como retrato complejo de un país en el que la igualdad -en las normas, en los valores, en los tabúes- es un concepto alienígena.