Rapsodia dominical

Un recital casi eclesiástico entre la música y la palabra.

Chus Neira oprimiendo las teclas de un órgano Hammond, y Carlos Barral disparando palabras recien amanecidas.

Se promete una sesión vermut interesante.