Perfectos desconocidos

Perfectos desconocidos

Los siete amigos que protagonizan esta comedia teatral siguen el conse­jo de Voltaire:

Hay que mentir como un diablo, no tímidamente, no por un tiempo, sino con arrojo y siempre

Pero olvidan sus consecuencias: no hay men­tira digna de tal nombre si no se oculta.

Poner los móviles, lo más parecido al alma a día de hoy, a disposición de los amiguetes solo podía provocar una catás­trofe.

Teatro Revoltoso sube a escena este juego en principio amistoso: compartir los mensajes y llamadas de sus móviles durante una cena.

¿Alguien tiene algo que ocultar?