Ni hombres ni hembras, hambres

La sensación que te quedará al salir del teatro será la misma que al salir del agua: ¡ligero, ligero como una pluma! ¿Y esto por qué? Porque te invitamos a despojarte de etiquetas, descubrirte y superar tus contradicciones.

Pasarás un gran rato, ahorrarás años en terapia, además de volver a casa con una sonrisa y energía a raudales.

Tenemos la oportunidad de ver a todo un juglar del siglo XXI, Diego Mattarucco, capaz de pasar de lo hilarante al juicio profundo. Ganador de más de una treintena de Poetry Slam por toda España, su estilo único lo ha convertido en todo un referente de arte nuevo, fresco y también un poco arriesgado.