Fotograma de la película Les Estivants en laque se ve a la pareja protagonista sentados en un banco en la calle, él con gesto triste y ella sorprendida tapándose la boca con las manos

Les Estivants

Concebida inicialmente para paliar los efectos de un divorcio, La casa de verano permite a Valeria Bruni, en calidad de autora integral (directora, protagonista, guionista y productora) la conveniente oportunidad de parodiar sus propias experiencias familiares en una especie de sainete francés que varía entre lo histriónico y lo emotivo. 

Es esta una película algo excesiva, pero sobre todo hilarante y devastadora que profundiza en la locura y el dolor que conllevan el vacío y el desamor.

Nos esperan una serie de personajes encerrados en sus propias miserias, al borde del abismo moviéndose entre la frivolidad y el dramatismo.