Le cercle rouge

La trilogía de Melville:  El silencio de un hombre, El círculo rojo, de la que ya os hemos hablado anteriormente, y Crónica negra, representa la revolución de la normal en el género policíaco y, también, cómo se introducen en el cine occidental, determinados valores morales relacionados con la filosofía oriental.

El honor adquiere una dimensión de tragedia griega y el protagonista, al igual que un samurai dañado, solo ve una salida: la muerte. De nuevo el tándem Melville-Delon funciona a la perfección en esta historia en la que nada es fortuito.

En su obra De divinatione, Cicerón define al destino como la causa eterna de las cosas, en virtud de la cual llegaron a ser los hechos del pasado, son los hechos del presente y serán los del futuro. Este destino, moira para los griegos y fatum para los romanos, entendido en su sentido más trágico y fatalista, es el principal tema de Le cercle rouge, obra maestra de Jean-Pierre y principal cumbre del subgénero de robos y atracos.