Francis Bacon

La cúpula del Niemeyer cobija los dibujos de Francis Bacon,el artista nacido en Dublín en 1909 y fallecido en Madrid en 1992 que supuestamente no sabía dibujar.

Las obras, en las que el pintor utiliza el lápiz, las ceras y el collage, reflejan dos de sus grandes obsesiones, el cuadro del papa Inocencio X de Velázquez y las crucifixiones. Junto a ellas se exponen autorretratos y los dibujos que hizo de uno de sus amantes.

Las obras pertenecen a un fondo de más de 600 obras que Bacon regaló al periodista italoamericano Cristiano Lovatelli Ravarino, que fue su amigo y amante. Salieron a la luz en los años noventa y se vieron de inmediato envueltas en la polémica.

“El hombre que pinta esas fotos horribles”, dijo de su obra la ex Primera Ministra británica Margaret Thatcher. ¿La rebatimos?