El fabuloso mundo de la tía Betty

Que no os confunda el dulce nombre de la tía Betty, en esta obra nos vamos a encontrar una fuerte crítica a las guerras y los totalitarismos.

La obra, por momentos fantasmal, por momentos chillona,nos enfrenta a una serie de actores vivos y enérgicos. Un espacio donde se funden familias, militares, animales, estatuas y brujas. Todos contribuyendo con un dinamismo que nunca se para, una rueda que gira y gira animando los sentidos del espectador. Incluso, existen muchos momentos en los que surge el humor, basado en la repetición y el absurdo.

Disfrutaremos esta obra por su fuerza, por su gran capacidad para activar y por la bienvenida risa reflexiva.

¡Sube el telón, que llega la tía Betty!