Detroit

Tras convertirse en la gran cronista del lado oscuro de las campañas militares estadounidenses en Oriente Medio con En tierra hostil La noche más oscura, Kathryn Bigelow vuelve ahora su mirada hacia el lado oscuro de la historia interior de su país, recreando unos terribles sucesos que tuvieron lugar en la ciudad de Detroit durante los disturbios raciales del verano de 1967.

Para ello, recurre a una estructura de tragedia operística: un primer acto en el que se presenta a los diversos personajes; un segundo acto central que es el meollo de la cuestión, ocupa más de la mitad del metraje, se desarrolla en un único y claustrofóbico escenario (un motel), rezuma violencia y es la razón de ser de la película; y un tercero que relata el destino final de todos.