Foto de una chica susurrando al oído a otra

5 personajes que has nombrado sin saber quiénes son

Seguro que tú también has comido hasta ponerte como el Quico o te has cruzado con alguien más feo que Picio, y es que ¡esto es el coño de la Bernarda! Aquí nombra a los desconocidos hasta el Tato con total libertad, pero ¡va a buscar el verdadero origen de sus nombres Rita la Cantaora!

Tranquilo, no esperes por Rita, lo hemos hecho nosotros. Aquí te presentamos a 5 personajes a los que has invocado, pero probablemente, no conoces.

El coño de la Bernarda

Se dice que Bernarda era santera y, al parecer, su método curativo pasaba por el poder de su entrepierna.

Sí, había una vez un lugar donde todo era posible y si tenías problemas económicos, allí metías tu mano y empezaban a caer oportunidades. Si no encontrabas las llaves, pues nada, el mismo método y allí aparecían. Y así con todos y todas porque el coño de la Bernarda no discriminaba ni hacía ascos a ninguna petición. 

No sé si a día de hoy el coño de la Bernarda tiene el reconocimiento que merece, quizá algún día esta broma acabe siendo realidad.

Perry y el Tato, los que no se perdían una

El Tato fue un popular torero del S.XIX, que no se perdía un sarao. Como se tenía la impresión de que estaba en todas, surgió la expresión “No vino ni el Tato”. Si en un evento no estaba ni el Tato, mal asunto…

Perry Mason fue un personaje de ficción, protagonista de una serie de novelas y película de detectives. Se caracterizaba porque aparecía en todos lados,como si de un afortunado con el don de la ubicuidad se tratase. Como también existía la sensación generalizada de que este buen hombre se presentaba en cualquier caso, surgió la misma expresión: “No vino ni Perry”.

Ser más feo que Picio

Cuando quieres hacer referencia a alguien o algo poco agraciado te acuerdas de Picio, ¿verdad? Pero, ¿quién fue este pobre hombre?

Picio fue un zapatero que fue condenado a muerte. Al parecer, el tal Picio se encontraba en la capilla rezando, cuando recibió la sorprendente noticia de su indulto. La sorpresa fue tan grande que, del positivo impacto, se le cayeron el pelo, las cejas y las pestañas y, por si fuera poco, le salieron tumores en la cara, dejándole totalmente deformado.

Va a ir Rita la Cantaora

Rita era una cantaora de flamenco que no desaprovechaba ninguna oportunidad de trabajo. Era conocida por su buena predisposición para satisfacer los deseos de su público, algo que la llevaba a trabajar más horas que el resto de sus compañeros.

De ahí surgió la expresión, cuando cualquier cantaor y bailaor se negaba a actuar por lo que le ofrecían: “ Que vaya Rita…” Rita era un poco, como el coño de la Bernarda: no le hacía ascos a nada…

Ponerse como el Quico

Se celebraba el día del Corpus del año 1940, en la localidad sevillana de Aznalcázar. El ayuntamiento invitó a una gran comilona a las figuras más relevantes del pueblo, y también al Quico

Quico no se vio en otra así en su vida, así que decidió aprovechar y comió tanto que se puso malo. Lo encontraron tirado en un charco cerca de su choza. Decidieron trasladarlo a un hospital de Sevilla capital, donde murió. Diagnóstico, una jartá de las buenas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *